Fraileras

fraileras

Algunos diseños son difícilmente mejorables y se perpetúan en el tiempo, simplemente porque son perfectos: lógicos, prácticos y con esa belleza exquisita que tienen las cosas sencillas y naturales. El diseño del calzado de Menorca es así. Es un calzado que irradia la belleza de la sencillez, del buen gusto por lo tradicional y lo artesano. Las fraileras son un buen ejemplo. Si las abarcas menorquinas se han convertido ya en un emblema del verano mediterráneo, las fraileras añaden al diseño tradicional ese punto de sensatez y comodidad que da la sujeción de una hebilla o un velcro. Son perfectas para los que preferimos sentir el pie un poco más sujeto y las más indicadas para los niños, porque el talón cubierto y la hebilla las convierten en unas abarcas aún más funcionales y prácticas.

Las fraileras son ecológicas y naturales. Ofrecen la flexibilidad que proporciona una suela de goma y la frescura del cuero en contacto con el pie. Con ellas disfrutas de la comodidad de andar descalzo, a la vez que de la protección y la robustez de llevar un buen calzado. Las fraileras son toda una declaración de intenciones. Significan verano, libertad, sentirse a gusto... Te calzas las fraileras y ya sabes que ha llegado el momento de andar relajadamente y disfrutar del verano y de toda la calma que respira Menorca.

Y ahora, el diseño clásico de siempre de este calzado de Menorca puede vestirse si te apetece de colores intensos, de dibujos, de alegría y desenfado o puede adoptar formas más sofisticadas para que las puedas llevar con tus ropas más elegantes. Detrás de tus fraileras hay años de tradición y buen hacer, profesionalidad y amor por un producto propio, cuidado y elegante. Llega el buen tiempo. Vamos, ponte tus abarcas o tus fraileras y a disfrutar.