Personaliza tus antiguas menorquinas ❣

Sin comentarios diciembre 19, 2017

Debido a la resistencia de la piel con la que fabricamos todas nuestras avarcas menorquinas en Mónica Menorca, seguro que tienes algunas que compraste en aquellas vacaciones en Formentera que ya no utilizas por qué te has cansada de llevarlas o quieres un diseño más especial…

En este post vamos a inspirarte para que tu mism@ personalices las tuyas y diseñes unas menorquinas únicas y a tu gusto:

-POMPONES:

Una de las tendencias más al alza este año han sido los pompones, tanto en accesorios como en ropa. Grandes marcas incorporaron este elemento decorativo a sus jerséis, bolsos, zapatos…¿Por qué no personalizar tu propio calzado con esta tendencia de una forma muy económica?

Tan sólo necesitas acercarte a tu tienda de telas o costura más cercana y comprar unas cuántas bolitas, ¡hay de todas las formas y colores! Nosotros consideramos que las que mejor pueden quedar son las de colores brillantes y tamaño no demasiado grande, pero... ¡para gustos los pompones! :)

Limpia bien la superficie de la piel con un cepillo para eliminar la posible suciedad que impida que el pegamento se adhiera. Aplica una gotita de pegamento líquido extrafuerte en cada pompón y vete colocándolos con el diseño que más te guste.

-PEDRERÍA

El primer paso es intentar siempre que el color de la pedrería elegida quede bien con la piel de la menorquina. Otra clave es no sobrecargar el calzado para que la decoración no sea excesiva. Nosotros creemos que en talón o puntera, ¡quedan chulísimas!

Como en el caso de los pompones, aplica pegamento en cada piedrecita y ¡deja volar tu imaginación!

-TACHUELAS

Si lo que buscas es un estilo más rockero y casual, el elemento de decoración imprescindible son las tachuelas, ¡Voilá! Listos para irnos de festival ✔

En este caso, las tachuelas no necesitan pegamento ya que disponen de unos aplique metálicos que atraviesan fácilmente la piel y solo es necesario cerrarlas con un alicate de punta plana. Es importante que estén bien cerradas para no hacernos daño en la piel, se puede comprobar simplemente pasando el dedo por encima: debe ser suave al tacto.

Con estas ideas esperamos que podáis hacer realidad las menorquinas personalizadas que tenéis en mente, y si queréis unas nuevas, no te olvides de visitar nuestro catálogo.


Sin comentarios